Testimonios 14


Testimonio de Nieve





Hola, Dios les Bendiga.
Quiero contarles mi testimonio.

Como antes de conocer a Dios desde niña me gustaba
escuchar la palabra de Dios pero nunca tomaba la decisión de servirle y
entregarle mi vida a Él. Pasaron los años y nada, solo escuchaba pero no podía
tener paz, siempre pensaba en que momento me toca partir de este mundo y sin
buscar de Dios pero como Dios tenía y tiene un plan maravilloso conmigo me
rescató del lago cenagoso en el que me encontraba.

Tuve un accidente automovilístico, iba para paseo y me tiré de la moto en la que iba
y luego después de haber caído al suelo pasó otra moto por mi cabeza y mano
pero yo quedé inconsciente. No me di cuenta cuando pasó la moto por mi cuerpo y
no hubo fractura porque Dios estaba allí conmigo.

No contaban con mi vida ni yo misma, yo pensaba que iba a morir,
pensé que habían fracturas en mi cabeza.
No hubo, gracias a Dios, un derrame de sangre y después de todo seguía en rumbas
me decían busca de Dios ya es tiempo, él tiene un plan contigo y yo decía ya casi
pero no tenía paz de ninguna índole pero hasta que un día tuve un sueño donde yo
me moría y en medio de mi muerte yo decía varias veces hay poder en el nombre
de Jesús y luego reviví y al día siguiente yo tenía paz y me convertí.

Mandé a llamar al pastor donde mi papá se congregaba y me convertí
y aquí estoy cada día con ganas de servirle al Señor.

Nieve


Este testimonio me fue enviado por Nieve
a través de la página de testimonios/contacto





Dios es nuestro amparo y fortaleza,
nuestro pronto auxilio en todos los problemas.
Por eso no tenemos ningún temor.
Aunque la tierra se estremezca,
y los montes se hundan en el fondo del mar;
aunque sus aguas bramen y se agiten,
y los montes tiemblen ante su furia.
 Salmos 46:1-3


Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios.
Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa.
Isaías 41:10